¿Tallas Grandes?

¿Tallas Grandes?

La semana pasada tenía una boda de esas a las que no puedes faltar, aunque no te apetezca demasiado ir, y tenía que comprarme un vestido mono o algo porque hasta ahora sólo había ido a bodas veraniegas y todo lo que tenía era de tirantes y con colores más bien llamativos. El problema es que, como sabréis, para las chicas rellenitas comprar ropa supone toda una odisea porque en las tiendas comunes no suelen tener tallas grandes y las tiendas especializadas se suben a la parra con los precios.
Sigue leyendo
Al agua patos

Al agua patos

Me encantan las bodas. Sé que siempre conllevan un gasto de dinero que no viene bien, a mí tampoco, pero es que me encantan, no puedo evitarlo. Eso de llegar allí, toda peripuesta, maquillada, peinada y luciendo tus mejores galas, es algo que me encanta. Luego siempre te encuentras con familiares y amigos y empiezas con las cervecitas, el vinito, la cena o comida, el postre... es como una reunión pero a lo grande. Eso sí, a las madres les gustan las bodas por la ñoñería y el romanticismo, y a mí por la fiesta y el banquete.
Sigue leyendo
Encuentros inesperados

Encuentros inesperados

No voy a decir que siempre sea así pero creo que por propia experiencia, y por lo que he visto, puedo asegurar que la gran mayoría de chicas rellenitas, y rellenitas de más, tenemos una talla de sujetador más que aceptable. En otras palabras, que no nos hace falta pasar por quirófano para lucir un bien escote. Imagino que por eso soy de las que no ve la necesidad de aumentar quirúrgicamente el pecho, de hecho creo que es totalmente ridículo, pero tengo la mente lo suficientemente abierta como para comprender que haya chicas acomplejadas que deseen hacerlo. Lo que jamás me entrará en la cabeza es que haya quien quiera tener balones de baloncesto por “Tetas”.
Sigue leyendo
Intento ecológico fallido

Intento ecológico fallido

No valgo ni para ser ecológica, lo digo en serio. En una de estas “voladas” o locuras que me dan a mí, me convencí a mí misma de  que si las dietas no me valían igual comiendo sano, ecológico y equilibradamente conseguía estar en mejor forma (ya que lo de bajar de peso lo veo como un imposible), así que empecé a dejarme un dineral en la compra semanal. Porque eso sí, querer ser sano sale caro.
Sigue leyendo
Tacones cercanos

Tacones cercanos

Hay personas que están destinadas a caminar siempre sobre zapato plano o zapatilla y da igual el número de malabares que intenten hacer porque siempre será más positivo que se compren unas sandalias monas, planas, de suela mullida antes que unos taconazos de vértigo, por mucha pierna que quieran lucir. Yo soy una de esas pero parece que no aprendo la lección porque, a pesar de que cada vez que me pongo un tacón me digo a mi misma “está será la última vez” siempre acabo tropezando con la misma piedra, una y otra vez.
Sigue leyendo
La nueva magnate de negocios

La nueva magnate de negocios

Hace ya varios meses que una amiga me dijo que quería emprender, ser su propia jefa, y que había pensado en montar una tienda de ropa. Al principio no supe qué decirle porque por mucha ilusión que tuviera, si me pongo a pensar en tiendas de ropa, lo primero que hago es ver imágenes de centros comerciales repletos de franquicias y tiendas de Inditex, sin embargo, cuando me explicó el proyecto, entendí qué era exactamente lo que quería hacer. De un tiempo a esta parte,  si quieres comprar ropa económica tienes sólo un par de opciones: el Primark o los Chinos, y todos sabemos lo que eso conlleva, así que mi amiga vio ahí un camino de negocio: una tienda de moda económica de barrio con ropa de calidad. Es fácil pensarlo pero difícil conseguirlo.
Sigue leyendo
De aromaterapia y olores personales va la cosa

De aromaterapia y olores personales va la cosa

Creo que todos tenemos esa amiga esotérica  ala que le gusta todo energético y misterioso, desde el tarot y el tantra hasta el tradicional horóscopo. En mi caso, como soy muy avariciosa, tengo dos amigas de ese estilo y encima a cada una le ha dado por una cosa diferente. Podríamos decir que Laura es la más filosófica de las dos, le encanta la lectura, aprender nuevas técnicas y debatir sobre el mundo. Adora el yoga, viajar y colaborar en ONG´s, pero su principal rareza es que se cree todo lo que digan las revistas sobre los horóscopos, lo cual me hace mucha gracia porque yo, que trabaje un tiempo para un periódico, sé que los redactores se inventan la predicción del día según les viene la inspiración.
Sigue leyendo
Tercer capítulo en mi remodelación hogareña

Tercer capítulo en mi remodelación hogareña

Aquellos que me seguís desde que abrí este blog ya estaréis al tanto de mis hazañas en casa, pero para aquellos que se hayan integrado recientemente tengo que aclarar que llevo desde noviembre de 2016 redecorando mi casa. Empecé por el jardín, pequeño pero coqueto, y en enero de este año inicié la reforma del salón y demás aparatosas obras. Ahora en Junio me he propuesto re-amueblar y creo que ya me he agobiado sólo de mirar webs en Internet.
Sigue leyendo
Y luego dicen que tenemos baja natalidad

Y luego dicen que tenemos baja natalidad

Ya os dije que mi hermana dio a luz hace menos de un año ¿recordáis? Pues bien, mi prima no anunció ayer que está embarazada, una amiga mía también, y otra acaba de parir… Debe ser que estoy en esa edad donde los niños son noticia continua sólo que yo no estoy muy por la labor… o por ninguna. Eso sí, los regalitos hay que hacerlos así que me propuse quedar de Puta Madre haciendo yo misma una tarta de pañales gigante con un montón de cositas dentro, pero sólo me lo propuse… nada más.
Sigue leyendo
Una fiesta a lo americano

Una fiesta a lo americano

¿A cuántas fiestas de disfraces habéis ido? No sé por qué a la gente le parece tan extremadamente normal haber ido alguna vez a una, porque a mí nadie me ha invitado jamás a algo parecido a no ser que fueran carnavales. Es que ni siquiera en Halloween he hecho algo similar a pesar de que en las películas estadounidenses este tipo de fiestas están a la orden del día. Aunque también lo están las fiestas en las piscinas con cientos de jóvenes buenorros y eso tampoco lo he vivido.
Sigue leyendo