Ni miopía ni atarantamiento, lo mío viene de fábrica

Ni miopía ni atarantamiento, lo mío viene de fábrica

Pablo es uno de mis alumnos en la escuela infantil. Es un niño despierto, inteligente, nervioso y muy travieso que tiene enamorado a todo el equipo docente. Hace unas semanas, al escribir los números en la pizarra, me fijé en que el niño achinaba los ojos instintivamente e informé a sus padres de inmediato. Cuando un niño (o adulto) achina los ojos para ver algo que se encuentra a cierta distancia, probablemente sufra de miopía o hipermetropía. Ver mal puede traerte problemas en la escuela e incluso caídas tontas, aunque no es mi caso, yo me caigo porque  lo mío viene de fábrica. Hay quien me llama patosa o atarantada pero yo creo que lo mío es cuestión de despiste y lo puedo demostrar.
Sigue leyendo
Ocurrencias de niños

Ocurrencias de niños

En mi escuela, y obviamente en mi clase, hay algo que siempre tenemos presente: la educación en valores y los temas transversales. No hace mucho tiempo compré un libro de Marisa del Carmen Martín, una gran educadora, en esta tienda de libros sobre aprendizaje que versaba sobre el tema y traía consigo muchas actividades. Poco tiempo después empecé a realizar esas actividades en mi aula y, mediante juegos, les enseñaba a compartir, educación vial, respeto por los animales y el medio ambiente, paciencia y muchos valores más que son vitales en nuestra sociedad. De pronto empecé a recibir enhorabuenas por parte de padres y tutores, pero lo mejor de todo, además de ver cómo iban aplicando  sus nuevos conocimientos en la vida diaria, fueron algunos comentarios de los niños y algunas cosas que los padres me iban contando.
Sigue leyendo
Cuando enseñé mi culito a toda la escuela

Cuando enseñé mi culito a toda la escuela

Imaginad mi culito en un momento apoteósico, en medio de un montón de niños pequeños que me adoran y de sus padres y luego imaginad a un niño tecnológico demoníaco con un dron intentando levantar mi falda ante todos los espectadores. Eso me pasó a mí hace unos días y ahora va mi sobrino y me pide por navidad uno de estos drones syma. ¿Tengo o no tengo mala suerte? Si es que es para mear y no echar gota...
Sigue leyendo