Al agua patos

Al agua patos

Me encantan las bodas. Sé que siempre conllevan un gasto de dinero que no viene bien, a mí tampoco, pero es que me encantan, no puedo evitarlo. Eso de llegar allí, toda peripuesta, maquillada, peinada y luciendo tus mejores galas, es algo que me encanta. Luego siempre te encuentras con familiares y amigos y empiezas con las cervecitas, el vinito, la cena o comida, el postre... es como una reunión pero a lo grande. Eso sí, a las madres les gustan las bodas por la ñoñería y el romanticismo, y a mí por la fiesta y el banquete.
Sigue leyendo
Encuentros inesperados

Encuentros inesperados

No voy a decir que siempre sea así pero creo que por propia experiencia, y por lo que he visto, puedo asegurar que la gran mayoría de chicas rellenitas, y rellenitas de más, tenemos una talla de sujetador más que aceptable. En otras palabras, que no nos hace falta pasar por quirófano para lucir un bien escote. Imagino que por eso soy de las que no ve la necesidad de aumentar quirúrgicamente el pecho, de hecho creo que es totalmente ridículo, pero tengo la mente lo suficientemente abierta como para comprender que haya chicas acomplejadas que deseen hacerlo. Lo que jamás me entrará en la cabeza es que haya quien quiera tener balones de baloncesto por “Tetas”.
Sigue leyendo