Mi fondo de armario apesta

Mi fondo de armario apesta

Mi fondo de armario apesta y no es una metáfora para intentar deciros que tengo que comprar ropa, no, es literal. Mi fondo de armario emana un hedor nauseabundo que recuerda un poco a ese olor que dejan las cebollas cuando se pudren en el verdulero y llevan semanas soltando liquidillo sin que tú te hayas dado ni cuenta. Es una mezcla de tufo a humedad, podredumbre y pestilencia que me deja la ropa con aroma fétido. “Eau de Merdé” es el perfume que uso últimamente y hasta mis niños de la escuela infantil lo notan.
Sigue leyendo