Cuando la flecha de la báscula no baja

Cuando la flecha de la báscula no baja

Te levantas para ir a trabajar a eso de las 7 de la mañana. Miras la fecha en la que te encuentras y te pones nerviosa, “¡Es Lunes! Primera semana de dieta, tengo que pesarme”, y acto seguido te desnudas y vas corriendo a la báscula, emocionada, llena de ilusión, rebosante de alegría para comprobar cómo, en lugar de adelgazar un poco, unos gramos al menos, pesas un kilo más.
Sigue leyendo