El vino y la resaca

El vino y la resaca

¿Os gusta el vino? A mí antes no me gustaba nada, cero, pero me pasó como con la cerveza, que empecé a probarlo y animarme (sobre todo por lo “cool” que queda llevar una copa de vino en la mano) y acabó por gustarme. Ahora, que solo opto por los vinos blancos, espumosos y rosados, con los tintos no puedo. Yo sé que dicen que son exquisitos, que hay algunos que parecen ambrosía de los dioses, y no lo dudo… Bueno sí, sí lo dudo, porque para mí están asquerosos. Lo que no dudo es que haya paladares que sepan apreciarlos. Dejémoslo ahí.
Sigue leyendo