Me he comprado una moto

Me he comprado una moto

Podría haberme andado con rodeos para dar la gran noticia en el blog peor he pensado que decirlo así, de golpe y sopetón, iba a causar más impacto. De hecho, yo también estoy un poco asombrada aún, y mi familia, y mis amigos, y probablemente la propia moto también, pero el caso es que ahora soy una de esas conductoras sobre un vehículo de dos ruedas que puede aparcar prácticamente en cualquier sitio e ir a cualquier punto de la ciudad sorteando el tráfico. Aunque la realidad es que no lo hago porque me da miedo, ya lo he dicho.
Sigue leyendo