Ávaros, la raza que gobierna el mundo

Ávaros, la raza que gobierna el mundo

Dicen que el ser humano cuanto más tiene, más quiere y creo que es verdad.  Hace unos meses conocí a una joven a la que le había tocado un buen pellizco en la primitiva y gracias él se ha estado permitiendo una serie de caprichos que antes no habría podido permitirse. También conozco a un joven que montó una pequeña empresa que creció como la espuma y ahora es un empresario de éxito, y a un amigo que por querer abarcar más de lo que podía casi se queda en la ruina. Pues los tres, en mi opinión, son de esas personas que cuanto más tienen, más quieren.
Sigue leyendo
Mi fondo de armario apesta

Mi fondo de armario apesta

Mi fondo de armario apesta y no es una metáfora para intentar deciros que tengo que comprar ropa, no, es literal. Mi fondo de armario emana un hedor nauseabundo que recuerda un poco a ese olor que dejan las cebollas cuando se pudren en el verdulero y llevan semanas soltando liquidillo sin que tú te hayas dado ni cuenta. Es una mezcla de tufo a humedad, podredumbre y pestilencia que me deja la ropa con aroma fétido. “Eau de Merdé” es el perfume que uso últimamente y hasta mis niños de la escuela infantil lo notan.
Sigue leyendo
Planes de última hora

Planes de última hora

Si habéis leído mi último post sabréis que me voy a pasar la noche vieja a Madrid, lo que no sabéis es que al final, en lugar de coger un tren bien tempranito para volver a casa el día 1, lo que voy a coger es un tren que me dejará en Alicante porque me voy a pegar un viajecito único antes de volver con mis niños al colegio el 7 de enero. No sé qué me pasa este año que estoy que me salgo, en serio, esto es un no parar.
Sigue leyendo
Menudo fiestón me voy a pegar

Menudo fiestón me voy a pegar

Tal y como veo yo las cosas, la Nochevieja es la noche más loca del año, una noche en la que todo lo “legal” está prácticamente permitido, hagas o no el ridículo, una noche en la que las mentes más atormentadas lloran a mansalva pensando en que el año que termina no ha servido para nada, mientras que las mentes locas, como la mía, que preferimos no pensar demasiado, cogemos un punto gracioso de “contentillo” y la liamos parda en algún que otro espacio, a veces más acertado que años anteriores. Como este próximo 31 de diciembre en el que mis amigos y yo hemos alquilado un local para fiestas en Madrid, el Daho.
Sigue leyendo
¿Tallas Grandes?

¿Tallas Grandes?

La semana pasada tenía una boda de esas a las que no puedes faltar, aunque no te apetezca demasiado ir, y tenía que comprarme un vestido mono o algo porque hasta ahora sólo había ido a bodas veraniegas y todo lo que tenía era de tirantes y con colores más bien llamativos. El problema es que, como sabréis, para las chicas rellenitas comprar ropa supone toda una odisea porque en las tiendas comunes no suelen tener tallas grandes y las tiendas especializadas se suben a la parra con los precios.
Sigue leyendo
Al agua patos

Al agua patos

Me encantan las bodas. Sé que siempre conllevan un gasto de dinero que no viene bien, a mí tampoco, pero es que me encantan, no puedo evitarlo. Eso de llegar allí, toda peripuesta, maquillada, peinada y luciendo tus mejores galas, es algo que me encanta. Luego siempre te encuentras con familiares y amigos y empiezas con las cervecitas, el vinito, la cena o comida, el postre... es como una reunión pero a lo grande. Eso sí, a las madres les gustan las bodas por la ñoñería y el romanticismo, y a mí por la fiesta y el banquete.
Sigue leyendo
Encuentros inesperados

Encuentros inesperados

No voy a decir que siempre sea así pero creo que por propia experiencia, y por lo que he visto, puedo asegurar que la gran mayoría de chicas rellenitas, y rellenitas de más, tenemos una talla de sujetador más que aceptable. En otras palabras, que no nos hace falta pasar por quirófano para lucir un bien escote. Imagino que por eso soy de las que no ve la necesidad de aumentar quirúrgicamente el pecho, de hecho creo que es totalmente ridículo, pero tengo la mente lo suficientemente abierta como para comprender que haya chicas acomplejadas que deseen hacerlo. Lo que jamás me entrará en la cabeza es que haya quien quiera tener balones de baloncesto por “Tetas”.
Sigue leyendo
Intento ecológico fallido

Intento ecológico fallido

No valgo ni para ser ecológica, lo digo en serio. En una de estas “voladas” o locuras que me dan a mí, me convencí a mí misma de  que si las dietas no me valían igual comiendo sano, ecológico y equilibradamente conseguía estar en mejor forma (ya que lo de bajar de peso lo veo como un imposible), así que empecé a dejarme un dineral en la compra semanal. Porque eso sí, querer ser sano sale caro.
Sigue leyendo
Tacones cercanos

Tacones cercanos

Hay personas que están destinadas a caminar siempre sobre zapato plano o zapatilla y da igual el número de malabares que intenten hacer porque siempre será más positivo que se compren unas sandalias monas, planas, de suela mullida antes que unos taconazos de vértigo, por mucha pierna que quieran lucir. Yo soy una de esas pero parece que no aprendo la lección porque, a pesar de que cada vez que me pongo un tacón me digo a mi misma “está será la última vez” siempre acabo tropezando con la misma piedra, una y otra vez.
Sigue leyendo
La nueva magnate de negocios

La nueva magnate de negocios

Hace ya varios meses que una amiga me dijo que quería emprender, ser su propia jefa, y que había pensado en montar una tienda de ropa. Al principio no supe qué decirle porque por mucha ilusión que tuviera, si me pongo a pensar en tiendas de ropa, lo primero que hago es ver imágenes de centros comerciales repletos de franquicias y tiendas de Inditex, sin embargo, cuando me explicó el proyecto, entendí qué era exactamente lo que quería hacer. De un tiempo a esta parte,  si quieres comprar ropa económica tienes sólo un par de opciones: el Primark o los Chinos, y todos sabemos lo que eso conlleva, así que mi amiga vio ahí un camino de negocio: una tienda de moda económica de barrio con ropa de calidad. Es fácil pensarlo pero difícil conseguirlo.
Sigue leyendo