El vino y la resaca

El vino y la resaca

¿Os gusta el vino? A mí antes no me gustaba nada, cero, pero me pasó como con la cerveza, que empecé a probarlo y animarme (sobre todo por lo “cool” que queda llevar una copa de vino en la mano) y acabó por gustarme. Ahora, que solo opto por los vinos blancos, espumosos y rosados, con los tintos no puedo. Yo sé que dicen que son exquisitos, que hay algunos que parecen ambrosía de los dioses, y no lo dudo… Bueno sí, sí lo dudo, porque para mí están asquerosos. Lo que no dudo es que haya paladares que sepan apreciarlos. Dejémoslo ahí.
Sigue leyendo
Una fiesta a lo americano

Una fiesta a lo americano

¿A cuántas fiestas de disfraces habéis ido? No sé por qué a la gente le parece tan extremadamente normal haber ido alguna vez a una, porque a mí nadie me ha invitado jamás a algo parecido a no ser que fueran carnavales. Es que ni siquiera en Halloween he hecho algo similar a pesar de que en las películas estadounidenses este tipo de fiestas están a la orden del día. Aunque también lo están las fiestas en las piscinas con cientos de jóvenes buenorros y eso tampoco lo he vivido.
Sigue leyendo
Mi finde de carnaval

Mi finde de carnaval

No es que yo sea de viajar mucho en fin de semana, más que nada porque no tengo tiempo material para ir a ningún sitio, pero este último pasado, con el tema del carnaval, mi prima y yo fuimos invitadas a una fiesta en Tenerife. Nada del otro mundo la verdad, pero como era en Tenerife y allí los carnavales tiran mucho, no podíamos dejar perder la ocasión, a pesar de que quien nos invitaba era la amiga de una amiga y todo aquello parecía cogido con pinzas. El caso es que cogimos nuestro mejor disfraz, reservamos el billete de avión y para allá que nos fuimos.
Sigue leyendo