Concienciemos a niños y padres, nuestra piel ha de cuidarse

Concienciemos a niños y padres, nuestra piel ha de cuidarse

El tema de la salud dermatológica entre los niños se está volviendo un tema de vital importancia. Como educadora de la etapa infantil, de niños de 3 a 6 años, tengo cierta responsabilidad sobre cómo trasladar a los pequeños la importancia que tiene cuidar de su piel y por eso, junto a la escuela infantil donde trabajo, estamos levantando un proyecto de cuentos infantiles a través de los cuales poder educar y concienciar a los niños, pero también a los padres o tutores.

Este artículo, como veréis, es más serio que otros, pero teniendo la posibilidad de hablaros sobre este tema en mi blog, no iba a dejarla pasar. Es muy importante para la salud de nuestra sociedad.

Los cuentos

Todas las narraciones nacen de la imaginación y creatividad de un gripo de educadoras y educadores infantiles, pedagogos y psicólogos que quieren levantar la voz al respecto. Para ello, hemos conseguido imágenes infantiles en la web dibustock, a quienes estamos muy agradecidos.

Así, estamos creando una colección magnífica, divertida y emocionante a través de la cual pretendemos llegar al máximo número de niños posible.

El sol

Todos los niños quieren ir a la playa. Están deseando que llegue el verano para lanzarse a la arena, construir castillos, acabar pringados hasta las cejas y bañarse en el mar con sus hermanos, amigos y familiares, pero toda diversión debe traer consigo una responsabilidad, y en esta ocasión, además de hablar de los peligros del agua, se ha de hablar de los peligros del sol.

Muchos padres están ya más que concienciados al respecto, pero siguen siendo muchos los que dejan pasar demasiadas horas entre aplicación y aplicación de crema solar, pues creen que no hay problema, y también son muchos los que compran crema solar con un factor de protección demasiado bajo. Con los niños, protección siempre 50, la más alta que haya.

Pero no es solo en la playa donde los pequeños corren peligro, a veces no nos damos cuenta de que en viajes largos los pequeños reciben sol directo a través de los cristales traseros de los vehículos causando en ellos irritaciones de piel e incluso quemaduras solares. Por eso es recomendable tomar medidas. En ISP Control Solar recomiendan las láminas de protección solar, pues se instalan en el vehículo y te olvidas de este problema durante, al menos, 10 años. Empresas como Car Glas o Sirauto también las instalan.

La Ropa

Del mismo modo, la ropa es importante. Puede que actualmente podamos comprar ropa muy económica en miles de tiendas de moda infantil, pero no toda esa ropa es apta para todo tipo de situaciones. Según el mayorista Catalinos, hay tejidos aptos para muchísimas situaciones, pero ante la confección de ropa deportiva o ropa de baño, que se presupone que el pequeño puede usar bajo el sol durante varias horas, es importante que ese tejido sea de gran calidad y, preferiblemente proteja del sol.

También debemos tener en cuenta que hay niños con pieles más sensibles que otros, o con alergias cutáneas. Lo ideal es que la ropa que está en contacto directo con la piel, es decir, los bodys y similares, sean de algodón, pues este tejido no suele causar reaccione en las pieles de los niños, mientras que otros tejidos sintéticos sí.

Las cremas

No todas las cremas son iguales y aunque ahora posiblemente pensaréis que voy a hablaros de nuevo de la importancia que tiene el hecho de que compréis cremas de protección solar alta para los peques de la casa, la realidad es que de lo que os voy a hablar es de cremas y jabones que se usan con los peques, sobre todo en sus primeros años de vida, y que tienen una mayoría de componentes químicos. Este tipo de productos penetra en la sensible piel de los pequeños y puede causar reacciones adversas, llegando incluso a provocar una dermatitis atópica que acabe en una piel atópica crónica.

Entonces ¿qué tipo de productos debemos usar? Pues aquellos que sean lo más naturales posibles, y hay muchos, pero no son los conocidos de marcas como Jhonsson o Mustela y similares, sino otros productos de marcas menos conocidas, tales como Weleda.

Es importantísimo este punto pues de un tiempo a esta parte el número de bebés con piel atópica se ha incrementado exponencialmente y los expertos creen que es por el uso de este tipo de producto químico en sus pieles.

¿Y cómo podemos conseguir que todo esto cale en los niños a través de los cuentos? Pues no vamos a hablarles de ropa, o de los ingredientes de las cremas, todo eso aparecerá en un folleto informativo que incluirá la venta de cualquiera de nuestros cuentos y que estará destinado a los adultos. A los niños les narraremos las aventuras del cangrejo Paco, de la perla que salió de la Ostra Ana, y de Lucía, una dulce niña que se quedó dormida en la playa sin protección solar porque no dejó que su madre se la aplicara y acabó teniendo que ser cuidada, y tratada, por un montón de sirenas que decidieron ayudarla con su magia.

Como veis, es un trabajo duro, pero que esperamos merezca la pena. La recaudación íntegra de beneficios de estos cuentos irá destinada a una ONG que ayuda a niños con cáncer de piel en España.