Consejos para mejorar tu inglés y formas de saber que ya lo hablas con fluidez

Autor   

Consejos para mejorar tu inglés y formas de saber que ya lo hablas con fluidez

Es divertido aprender inglés y, aunque se considera relativamente fácil de dominar, el idioma tiene más de 750.000 palabras y ortografía y puede hacer que incluso el estudiante más hábil dude. El arte de aprender el idioma en poco tiempo puede parecer imposible. Pero estoy aquí para refutarlo.

Echa un vistazo a mis 10 consejos para mejorar tu inglés, ¡y espero que lo hables en poco tiempo!

Consejos para mejorar tu inglés

1. Lee en inglés todo lo que puedas tener en tus manos

Literatura clásica, libros de bolsillo, revistas de noticias, sitios web, correo electrónico, tu feed en las redes sociales: si está en inglés, léelo. ¿Por qué? Bueno, el texto estará lleno de nuevas palabras y frases, junto con cosas que ya sabes. Esto hará que sea más fácil cuando aprendas, ya que reutilizar palabras te da nuevos ejemplos en un contexto diferente, lo que fortalece tu conocimiento. Por otro lado, aprender nuevas palabras y expresiones es fundamental a la hora de desarrollar tu vocabulario, ¡especialmente en un idioma como el inglés con tantas palabras!

2. Escribe en inglés palabras nuevas

Este es un consejo clásico por una buena razón: ¡funciona! Cuando aprendemos nuevas palabras, a menudo disfrutamos de cómo suenan y se siente imposible olvidarlo. Pero créeme, no todo se pega la primera vez. Para ir en contra de esto, acostúmbrate a llevar siempre un cuaderno o usa una herramienta como Evernote. Cuando escuches o leas una nueva palabra o expresión, úsala en contexto: escríbela en una oración o anota lo que significa. Esto ahorra tiempo, ya que no tienes que volver a la palabra y preguntarte: «¿Qué significaba?»

3. Habla con otras personas en inglés

¿Para qué sirve un lenguaje si no para comunicarse? Los humanos nos hemos convertido en expertos en comunicarnos sin hablar, (¡gracias WhatsApp!). Pero, cuando se trata de eso, un idioma se adhiere mucho más fácil cuando estás hablándolo, más que leerlo o escribirlo, tal y cómo afirman los expertos en idioma Ola. Solo piensa en cuántas veces has escuchado a personas decir que «entienden, pero no pueden hablar inglés». Muchas personas que aprenden inglés tienen dificultades para hablar el idioma y lo han convertido en un obstáculo insuperable. No hagas eso. Encuentra hablantes nativos de inglés cuando estés en un intercambio, tomando un curso o de forma remota.

4. Escucha podcasts o mira Youtube en inglés

¿Te gusta el humor?, ¿ la política?, ¿la cocina?… Con temas que cubren todos los intereses imaginables, hay un podcast de habla inglesa o un canal de Youtube para ti. Suscríbete a algunos diferentes y escucha, o mira, mientras viajas a la escuela o al trabajo. Al principio, puedes encontrar los dialectos locales difíciles, pero se destacan y, eventualmente, entenderás todo lo que dicen (mientras obtienes un vocabulario completamente nuevo de alguien con inglés como hablante nativo).

5. Ve al extranjero y mejora tu inglés

Si quieres mejorar tu inglés de la mejor manera, es ir a estudiar a un país de habla inglesa. El inglés es el idioma más hablado en el mundo, por lo que dispones de una larga lista de países para elegir, puede escoger el lugar ideal para aprender según el hemisferio, el clima o la ciudad favorita. ¡Piense en Australia, Nueva Zelanda, Reino Unido, Estados Unidos, Canadá o Sudáfrica, por nombrar algunos!

6. Aprovecha los recursos de tus amigos que hablan inglés

¿Tienes amigos que escriben y comparten publicaciones en inglés? No dejes que desaparezcan en tu feed: mira qué publicaciones comparten y decide leer una o dos publicaciones todos los días. Pueden ser noticias o artículos de periódicos, videos, entrevistas, publicaciones de blog, canciones o lo que sea: si está en inglés y el tema te interesa, ¡será útil!

7. Nunca te quedes con dudas

Es importante ser curioso y puede ayudarte a conseguir una buena fluidez a la hora de hablar. A medida que aprendas inglés, acumularás una montaña de preguntas. ¡No te aferres a ellas, sé curioso/a y busca respuestas! Si estás haciendo un curso, pregúntale a tu profesor (después de todo, para eso están). Pero si aprendes por tu cuenta, no te preocupes: encuentra respuestas en blogs o en sitios web de idiomas, pregunta a los que puedas o lee en foros. ¡Te alegrarás de haberlo hecho!

8. Observa lo que hacen y dicen en la televisión de habla inglesa

¡Prueba nuevas formas de aprender viendo entrevistas con actores o cantantes de habla inglesa que te gusten! Primero, mira las entrevistas una vez para escuchar de qué están hablando. Luego mira de nuevo y tómate el tiempo para escribir expresiones y palabras interesantes. ¡Las expresiones de argot, las historias, el humor y las anécdotas en las entrevistas te darán mucho con qué trabajar!

9. Recuerda tu motivo por el que estás aprendiendo inglés

Cuando aprendas inglés, probablemente te será mucho más rápido si te recuerdas constantemente por qué lo estás aprendiendo. ¿Vas a estudiar en el extranjero? Luego concéntrate en las palabras que necesitas para tus estudios. ¿Vas a ir a una conferencia al otro lado del Atlántico? Encuentra consejos para iniciar conversaciones que puedas usar cuando hables con los otros participantes. ¿Vas a tomar un año sabático en el extranjero? Utiliza un vocabulario de viajes y turismo como guía.

Si quieres mejorar tu inglés y esperas que de alguna manera mágicamente aprendas todo a la vez, probablemente terminarás confundido y quemado. Lo que nos lleva a…

10. Nunca te digas a ti mismo/a que no puedes conseguir aprender ingles

Cuando comiences a sentir que no vas a ir a ninguna parte (lo que nos sucede a todos en algún momento), no digas: «No puedo hablar inglés» o «Nunca aprenderé esto». ¡Elimina esas frases de tu vocabulario! Simplemente desdibujan el progreso que estás haciendo y te convencen de que tus sueños de inglés son imposibles. En su lugar, di: «Estoy aprendiendo inglés y progresando todos los días», «No siempre es fácil, pero vale la pena», «Estoy mucho mejor que hace seis meses», etc.

Sabes que hablas otro idioma con fluidez cuando…

Has vivido en el extranjero durante mucho tiempo y has sido parte de la cultura, la historia y el idioma locales. Algunos de tus amigos tienen el segundo idioma como su idioma nativo y puedes comprar, trabajar y pedir comida fácilmente en el idioma extranjero. Has evolucionado mucho desde el principiante que alguna vez fuiste.

Sin embargo, puede que surja la duda o que te pregunten si sabes hablar ya con fluidez el nuevo idioma. ¿Cómo se sabe eso?

Es difícil definir lo que se considera «fluidez«. Muchas personas, especialmente aquellas que nunca han aprendido otro idioma, creen que tienes que ser capaz de hacer sonar un diccionario completo y ser capaz de comunicarte con todas las definiciones sin errores para ser fluido. Pero, si ese fuera el caso, ¿te considerarías fluido en tu propio idioma nativo? ¡Probablemente no!

En cambio, veamos la palabra fluidez como la capacidad de poder comunicarse de manera rápida, fácil y «fluida» en diferentes formas y relaciones con diferentes personas.

Entonces, ¿te consideras fluido?

Es una pregunta difícil, por supuesto. Afortunadamente, hay muchas maneras de tener una idea de tu nivel de idioma. Aquí hay siete formas que hemos descubierto a lo largo de los años.

1. Aquellos con los que hablas ya no adaptan su lenguaje a ti

Cuando empezaste a aprender el idioma, todo era diferente, incluso una simple conversación podría ser una odisea. Tus ojos grandes y asustados y respuestas rápidas, revelaron tus habilidades de principiante y todos hablaron lentamente para permitirte seguir el ritmo. Si esta ya no es tu vida cotidiana, es una de las mayores indicaciones de que estás en camino de dominar el idioma.

2. Puedes escuchar subrepticiamente las conversaciones de otras personas

Cuando dominas el idioma, puedes sentarte en un café o plaza y escuchar subrepticiamente las conversaciones de otras personas. Las conversaciones a tu alrededor ya no fluyen juntas en una niebla. En cambio, ahora puedes elegir activamente cuáles deseas escuchar y comprender los detalles interesantes. Esto es algo de lo que puedes estar orgulloso (aunque ahora mismo puedas ser señalado/a de cotilla), ya que ahora puedes entender a los demás sin ver sus gesticulaciones y expresiones faciales.

3. Se ha abierto un nuevo mundo de humor

Anteriormente, necesitabas que te explicaran todos los chistes, pero ahora los entiendes sin ningún problema. Incluso entiendes el clímax final de cada broma, ¡todo por ti mismo! Este éxito lingüístico es algo que puedes disfrutar (en un doble sentido), ya que significa comprender la jerga específica, la pronunciación y los matices lingüísticos de la cultura local.

4. Lees y escuchas sin reflexionar sobre en qué idioma estás hablando o quieres hablar

¡Apostamos a que esto se sentía imposible cuando eras un principiante! Pero, ahora que te has desarrollado, lees y escuchas sin reflexionar si es un idioma extranjero o el tuyo nativo. Este es un hito emocionante y muestra que puedes cambiar tu comunicación entre tu idioma nativo y otro idioma sin reflexionar sobre ello.

5. Ir al médico o a hacer gestiones no da tanto miedo

Las visitas al médico o hacer gestiones pueden ser aterradoras, ya que además, puede causar preocupación por no comprender bien las instrucciones tan relevantes. ¿Qué sucede si no puedes explicar tus síntomas y obtener una receta para laxantes en lugar de antibióticos?, ¿o tienes que tramitar un pago y se te va a pasar de plazo?, ¡Ahora esos días son historia! Las conversaciones con los médicos y gestores fluyen tan bien como si fuera en tu idioma nativo.

6. Sabes cuándo y cómo usar blasfemias

Probablemente todos reconocemos que las personas están felices de enseñar blasfemias en su idioma nativo a personas de otros países. Cuando escuchaste por primera vez las blasfemias en el idioma extranjero de entonces, probablemente sonaban realmente extrañas. Pero, ahora no solo sabes cuándo se usan estas horribles palabras en el país y la cultura en la que te encuentras, también puedes expresarlas de la misma manera que los lugareños. Si no te gusta usar blasfemias, al menos conoces la comprensión de ellas.

7. Sabes cuáles son los errores que cometes

Incluso aquellos que saben idiomas «con fluidez» cometen errores, ¡siempre hay margen de mejora! Lo principal es que luego descubras los errores que cometes. Ahora que conoces un idioma con fluidez, descubrirás tus errores y te corregirás más a menudo, ¡a veces incluso durante las conversaciones!

¿Estás aprendiendo inglés u otro idioma? ¡Cuéntanos tu experiencia!