¿Quieres darle un nuevo uso a tu terraza o balcón?

Autor   

¿Quieres darle un nuevo uso a tu terraza o balcón?

A raíz de la pandemia y de estar cerrados en nuestras casas, muchos de nosotros hemos caído en la necesidad de darle un nuevo aire a nuestro hogar. En este sentido, una solución tan fácil y simple como un cerramiento es una buena idea para ganar unos metros más en nuestra casa. Así, ya sea en forma de toldo, galería o cualquier otro tipo de cerramiento, esta idea siempre es bienvenida para poder darle un nuevo uso a una terraza o un balcón.

Además, en este post no queremos que os dejéis los ahorros, por lo que nos vamos a centrar en los tipos de toldos que más os pueden ayudar y que, entre otras cosas, os librarán de la venganza de Tristán, el jubilado que denunció a 800 vecinos de Salamanca por los cerramientos de sus viviendas. Así, sin más dilación, vamos a ver cuál es el tipo de toldo que más nos conviene para nuestra casa.

  • Toldo de brazo extensible. Este tipo de toldo es, sin duda alguna, el más clásico de los que os mencionaremos y también es conocido como toldo articulado o, simplemente, toldo extensible. En este caso, los brazos con los que está construido permiten que se pueda replegar sobre sí mismo sin constituir ningún obstáculo, así como, en la mayoría de los casos, la perfilería es de aluminio lacado, cuyo color se puede elegir de una carta de colores, al igual que la lona.
  • Toldo monoblock. Se trata de un tipo de toldo prácticamente igual al de brazo extensible sólo que adecuado para grandes dimensiones de hasta seis metros de línea con un solo juego de brazos. Si bien, cabe reseñar que se podría hacer más grande, pero en caso de medidas superiores, habría que añadir más brazos. Además, tiene todas las ventajas del toldo extensible, pero con el añadido del sistema monoblock, que le proporciona más robustez sin incidir en unas mayores dimensiones de instalación y fijación.
  • Toldo cofre. Un toldo de cofre es un toldo de brazo extensible con la particularidad de que su sistema permite que cuando esté cerrado, la tela permanezca protegida de la intemperie y de los fenómenos meteorológicos como el sol, lluvia, polvo, contaminación… proporcionando así una durabilidad máxima a la tela y una estética más discreta. Este tipo de toldo es perfecto para climas húmedos o soleados, como es el caso de la costa de nuestro país.
  • Toldo de punto recto. Este toldo también es conocido como toldo de balcón. Este tipo de toldo es el más aconsejado para ventanas y balcones, puesto que posee dos brazos laterales que permiten graduar la inclinación del toldo respecto al balcón o ventana, pudiendo quedarse totalmente vertical, proporcionando mayor cerramiento y ayudaría a protegerlo de la lluvia y el viento en caso de no querer recogerlo. Además, tal y como nos recuerdan los expertos en la materia de Toldos Clot, existe un modelo de toldo recto que incluye el sistema de cofre.
  • Toldo veranda. Se trata de un toldo de cofre montado sobre la perfilería metálica del acristalamiento y con funcionamiento motorizado. Así, en concreto, es un tipo de toldo hecho a medida para los diferentes cerramientos de terraza.
  • Toldo vertical. En este caso se trata de un modelo tipo estor, es decir, el toldo baja por dos guías de aluminio o varilla inoxidable de manera totalmente vertical. Es un tipo de toldo perfecto para laterales de terrazas o de cortavientos. Además, debido a su funcionamiento, es muy discreto y tiene nula invasión del espacio gracias a su verticalidad, como si de una persiana se tratase.
  • Toldo corredero. Estos son los tipos de toldo que se instalan en las pérgolas. El toldo corredero es una pieza adaptable y se puede instalar con posterioridad a la instalación de las estructuras, o bien, ser sustituido o reparado cuando resulte necesario.
  • Toldo garden rain. En este caso, se trata de un toldo plano motorizado muy similar al utilizado en las pérgolas. Su tejido es impermeable, por lo que está especialmente indicado para la protección de la lluvia. Asimismo, se monta sobre una estructura de aluminio con guías laterales.

El toldo capota, otro de los clásicos que nunca pasa de moda

Tal y como os decimos, el toldo capota es todo un clásico en el sector y es que este tipo de toldo es versátil debido a que puede ser instalado en ventanas pequeñas. Su punto fuerte radica en la posibilidad de ser fácilmente rotulado, además de ser vistosos y muy decorativos. Se trata de un elemento muy recomendado para ser usado en escaparates y en las puertas de locales comerciales. Pueden ser de tipo fijo, que mantienen siempre la misma posición, o bien pueden ser móviles, pudiendo ser recogidos.