Ligeros de equipaje

Autor   

Ligeros de equipaje

Quieres viajar. Planificas tu viaje, compras los billetes y haces todas las gestiones que corresponden, hotel, excursiones, visitas a otra ciudad etc. Te dispones a hacer la maleta y resulta que necesitas más de una. No quieres facturar porque el coste es superior a tu presupuesto, además es un engorro viajar con mucho equipaje.

¿Qué soluciones puedes encontrar? La más fácil, dejar cosas en casa. Esta es la más obvia, pero la que más cuesta a algunos viajeros. Hay a quien le encanta viajar con todo el equipo. Independientemente de que vayas en avión, barco o tren.

Los amigos de Star Cargo han tenido a bien explicarnos una opción diferente. Se trata de enviar tu equipaje a través de otros medios de transporte. Las empresas que operan en el sector, ofrecen servicios adaptados a cada cliente.

Para los que pensábamos que este tipo de negocio encaraba el transporte de mercancías y poco más, descubrimos que el sector ofrece otras posibilidades. En este caso, puedes contratar servicios puerta a puerta como quien envía un paquete. Las maletas, llegaran al mismo destino que tú y no tendrás que cargar con ellas y estar pendiente de que salgan por el maletero.

Esta opción es práctica y cómoda. Se acabaron las esperas para facturar y recoger. Esto se traduce en tiempo que ganas para ti y menos estrés. Además que las opciones de transporte son varias: tierra, mar y aire.

Ventajas del servicio

Sin contar el hecho de que viajar ligero de equipaje ya es una gran ventaja, este tipo de servicio que cada vez se oferta y demanda más, cuenta con más cosas a favor.

Se acabaron los dolores de espalda a consecuencia de cargar con maletas imposibles. Nada de cruzar estaciones de tren o aeropuertos maletas en mano con lo que eso supone. Nada de escaleras atestadas en las que abrirte paso. Se acabaron los bultos.

Aprovechando la coyuntura, puedes llevar contigo más cosas u objetos que pueden ser difíciles de transportar. Por ejemplo unos esquíes o tabla de surf. La guitarra de la que no te separas nunca… o el cochecito del bebe que tanto ocupa en el maletero del coche. Sin duda, si viajas con niños, la mejor opción es mandar las maletas mediante empresas de transporte. Los bártulos del pequeño o pequeños de la casa, ocupan mucho.

El control de seguridad más sencillo. Esas largas colas que a veces hay que soportar y en las que temes que te abran las maletas o te confisquen alguna cosa que no debería estar ahí (hay países con muchas restricciones de objetos normales). Contratando un transporte aparte, te evitarás el engorro.

Como el tiempo es oro y las esperas nos lo roban, te evitas también tener que estar en el aeropuerto o estación dos horas antes para facturar y poder pasar el mencionado control posterior. Ese tiempo que te sobra puedes emplearlo en algo más lucrativo.

El bolsillo también te agradecerá las tasas por exceso de equipaje. No habrá sorpresas a la hora de facturar porque llevaras solo lo necesario. De acuerdo, enviar las maletas aparte conlleva un costo, pero será inferior y además sin sorpresas. Ya sabrás de antemano su precio.

Tampoco pasaras el viaje pensando en si aparecerá tu maleta o no. Sabemos todos que con facilidad se suelen extraviar en las cargas y descargas. No es lo más habitual pero pasa con frecuencia. Con este servicio, las posibilidades son remotas, sobre todo porque la propia empresa asegura el envío para que no suceda.

Un detalle a tener en cuenta, es que muchas de las empresas que prestan este servicio, cuentan con acceso directo a las cintas de equipaje. Por tanto en muchos casos, tu equipaje viaja en el mismo avión que tú si viajas en avión.

Como gestionar un envío de maletas

El proceso es simple y muy similar al de enviar paquetes a otros destinos.

En primer lugar, habrás de seleccionar el origen y el destino. Algo tan obvio como importante. La empresa debe saber dónde recoger tus pertenencias y donde enviarlas.

Introduciendo datos tales como peso, medidas, número de maletas y tipo de equipaje, fechas etc. y obtendrás el presupuesto. Aquí puedes afinar según tu presupuesto inicial, quitar o poner cosas según tus necesidades.

Si te conviene el precio, lo aceptas y si no, puedes buscar otras opciones que te cobren menos. En cualquiera de los casos, una vez aceptado el presupuesto, realizas el pago y recibirás la confirmación por email. En ese correo electrónico, la empresa te informará de la documentación que puedes necesitar. Según el destino, las aduanas pueden requerir cierto tipo de documentación. La empresa se encargará de todo el papeleo.

De la misma manera, te harán llegar las etiquetas correspondientes a tu equipaje. Tú mismo te encargaras de ponerlas y así te aseguras de que todo está correcto: dirección de destino, datos personales etc. Estas deben colocarse en un lugar visible y quedar bien fijadas.

Será la propia compañía la que te dé instrucciones sobre como empaquetar y preparar el envío. También cuentas con la opción de contratar un seguro mayor al que suelen dar de base.

Durante el tiempo que dure el transito del envío podrás hacer un seguimiento. Desde el momento en el que recogen tus enseres en el lugar que indiques, tu ID de seguimiento estará operativa para que conozcas donde está en cada momento.

Cuando llegues a tu destino, solo tendrás que aguardar la llegada de tus maletas. Serán entregadas donde tú elijas: hotel, residencia particular o incluso en un camping.

Es muy importante revisar todo antes de firmar el albarán de entrega. En ese momento, si encuentras algún desperfecto, deberás hacerlo constar para que la empresa tome las medidas correspondientes.

Para finalizar, unas recomendaciones antes de contratar el servicio. Investiga un poco la empresa y si ofrece lo que necesitas, así como si opera en el destino seleccionado.

Prepáralo con anticipación para que todo esté en orden y asegurarte de que las fechas que necesitas están disponibles. Entérate de los seguros disponibles y cómo funcionan.

No hay mucho más que añadir, es fácil y cómodo. Con este tipo de servicios, solo queda decir bon voyage.